Pan y Pastelería

La industria del pan y la pastelería es un sector que suministra alimento a millones de consumidores todos los días. El objetivo de la industria del pan y la pastelería es la producción y venta de productos fabricados a base de harina y otros materiales que se hornean en un horno. Estos productos incluyen, entre otros, pan, galletas, pasteles y tartas. Muchas personas en todo el mundo comen pan o derivados al menos una vez al día, eso hace que esta industria sea básica muchos países.

Los desafíos en la industria del pan y la pastelería se centran en demandas continuamente cambiantes que obligan a que haya mucha flexibilidad por parte de las empresas. Estos cambios exigen que muchas panaderías industriales deban innovar continuamente y por ello deban disponer de una capacidad de producción muy flexible. Solo así pueden fabricar de manera eficiente varios tipos de productos en respuesta a las nuevas tendencias. Los clientes esperan frescura, posibilidad de elección y calidad. En este mercado altamente competitivo, los minoristas, junto con los proveedores, buscan constantemente productos innovadores para tener ventaja frente sus competidores.

Desafíos del sector Pan y Pastelería

La seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria se han convertido en uno de los factores más importantes en esta industria, más aún para el sector bio. Los controles de calidad son un requisito obligatorio y no solo se limitan a procesos de lavado, revisión de productos terminados y temperaturas de formulación. El control de calidad hace énfasis en los factores controlables (como el seguimiento y el rastreo), que afectan a la calidad del producto terminado. Además, se requiere tener las especificaciones correctas del producto. Los controles de calidad y el seguimiento del producto evitan problemas con clientes que realicen controles sobre lo que reciben. Una vez que se compra un palé de productos con un número de lote específico, se debe realizar un seguimiento completo desde la entrada de materia prima hasta la salida de productos finales. Además, se requiere una documentación estricta de esos controles y de las mediciones de calidad.

Gestión y planificación de inventarios

Para poder planificar con antelación y obtener condiciones especiales con los proveedores, muchas empresas necesitan planificar por un período de tiempo más extenso. En este proceso, la disponibilidad de materias primas es clave, por lo que la planificación de la producción y la planificación de las compras debe disponer de datos correctos y a tiempo real sobre el inventario. De lo contrario, podrían no disponer de material suficiente y la producción terminaría por detenerse. Muchas empresas que carecen de un ERP no comprueban estos datos tan a menudo como deberían y pueden tienen una visión incorrecta de los datos de su inventario (incluyendo las fechas de caducidad de sus materias primas y productos finales).

Procesos de producción eficientes

Los procesos de producción deben ser tan eficientes como sea posible, con datos a tiempo real e información de seguimiento de los productos. Sin un ERP, las organizaciones no pueden saber a tiempo real cuánto dura una orden de producción ni los costes de mano de obra y máquinas al momento. Los costes laborales afectan el precio del producto, y si no son los que realmente se han producido, alterarían los márgenes y nos darían una información incorrecta. El proceso de optimización de la producción necesita un plan de producción correcto y optimizado.

Reducir tiempos improductivos

Las máquinas de producción tienen una capacidad finita. Un horno tiene un volumen determinado de espacio disponible y para poder utilizarlo de la manera más eficiente, las empresas deben poder planificar ese cuello de botella. El cálculo de estos tiempos debe hacerse con antelación para reducir los tiempos no productivos.

Etiquetas de marca blanca

Los productos o servicios de marca blanca son aquellos fabricados o provistos por una compañía que se ofrecen con la marca de otra empresa. Muchos clientes tienen su propia etiqueta para estos productos y las empresas solo pueden vender ese producto a un cliente específico. Las empresas no pueden arriesgarse a enviar productos de marca blanca a un cliente equivocado.

Planificación diaria

En la industria del pan y la pastelería, la producción basada en una planificación diaria es común. Los alimentos frescos se deben entregar diariamente, pero cada día es diferente. Por lo tanto, es necesario comenzar a producir temprano, y después, a medida que vayan llegando los pedidos durante el día, la producción deberá ir ajustándose.

Reutilizar subproductos

Las empresas de elaboración de productos alimentarios necesitan un plan para reutilizar los materiales para elaborar lotes futuros, lo que se traduce en la eliminación del riesgo de contaminación de los alimentos y en una mejora general de los procesos de fabricación. Una codificación estricta del estado de un producto implica que no se pueden utilizar diferentes lotes en una orden de fabricación que se convertirá en un lote de producto final. Las empresas productoras deben incluir estos lotes de productos reutilizados en su orden de producción original (por ejemplo, como lista de materiales de configuración).

El valor del embalaje

Muchas empresas productoras aún trabajan con archivos de Excel para controlar los envases que entran y salen de la organización. Este método proporciona una información incorrecta sobre el inventario y, por tanto, sobre el valor del embalaje. Si el valor del stock de embalaje es incorrecto, los datos económicos de nuestro balance también lo serán.