Frutas y Verduras

La industria de las frutas y verduras es un mercado que está experimentando un rápido crecimiento y que depende en parte del desarrollo económico local e internacional. El porcentaje de consumidores de carne está disminuyendo constantemente. Esto es positivo para este sector, ya que implica un cambio de consumo de las proteínas animales hacia las proteínas vegetales, lo que hace que esta industria esté experimentando un crecimiento constante.

 El sector de las frutas y verduras consta de un gran número de tipos de empresas, cada en su propia área de especialización. Una empresa puede, por ejemplo, dedicarse a comercializar frutas exóticas de América del Sur a minoristas de toda Europa, mientras que otra puede cultivar sus propios productos y distribuirlos a través de grandes superficies. Los productos cosechados pueden venderse posteriormente a través de distribuidores o incluso directamente a través de una web. Hay mucha más diversidad y diferentes tipos de empresas en este sector: compañías que se dedican a procesar y envasar frutas en porciones, otras cuya actividad es asegurar que sus mangos o aguacates se puedan comprar en el supermercado cuando ya están maduros y listos para comer,… Podemos estar de acuerdo en que este mercado es muy diverso y esto hace que este sector se enfrente a una serie de desafíos muy específicos.

Desafíos del sector Frutas y Verduras

Los márgenes determinan el precio

El proceso de negocio del sector de las frutas y verduras es diferente al de otras compañías alimentarias. En diversas ocasiones la compañía que vende una partida no es la propietaria del producto, aunque lo compre, reciba, procese o envase y luego lo venda. Todos los ingresos y costes de una partida de productos deben entonces contabilizarse en un conjunto para poder obtener un resultado. Los precios fluctúan diariamente, los márgenes tienden a ser bajos y cada cliente o minorista es diferente. Nunca se sabe de antemano cuál será margen de un producto y en muchos casos lo que recibirá el agricultor vendrá determinado por ese margen. Hay que encontrar un equilibrio para que las dos partes salgan beneficiadas.

Búsqueda de productos frescos

La adquisición de fruta y verdura fresca es un proceso cada vez más global. Cada vez hay un mayor número de nuevos mercados y la competencia hace que cada vez sea más difícil encontrar agricultores que deseen comprometerse con una empresa. Esto significa que cada vez sea más complicado reponer continuamente para tener un nivel óptimo de existencias y asegurar que puedas servir a tiempo a todos los clientes. La relación entre una empresa comercial y una agrícola es de suma importancia, así que es vital que la relación entre ambos sea totalmente transparente.

Previsión de la demanda

Proyectar la demanda de los clientes es un asunto al que todo especialista en productos frescos debe enfrentarse diariamente. Es necesario saber qué demanda tenemos para poder buscar cómo cubrirla. Una de las formas sería reducir al mínimo las mermas de productos, aunque por otro lado, la fruta y verdura siempre dependen de las condiciones climáticas y otros factores.

Seguridad y Calidad de los alimentos

La seguridad y calidad de los alimentos son principios fundamentales de la industria alimentaria. Los continuos cambios en los requisitos de calidad hacen que sea cada vez más difícil satisfacer estos criterios. Es necesario llegar a acuerdos sólidos con los agricultores sobre estas cuestiones. Un requisito es que la etiqueta del producto contenga la información correcta. ¿Origen del producto? ¿Cuál es su valor nutritivo? ¿Es sostenible, orgánico y/o saludable? ¿Cumple con ciertas certificaciones de calidad? ¿Se produce de manera segura? Las respuestas a estas preguntas forman parte de la transparencia de la empresa y la calidad del alimento; si los datos no son correctos, no se podrá garantizar la calidad del producto.

Flexibilidad para optimizar la cadena de suministro

Muchos clientes hacen su pedido por la mañana el mismo día que necesitan el producto. Esto significa que hay que moverse rápidamente. Aunque el proveedor suministre fruta de calidad diferente a la que se había pedido, es necesario venderla rápidamente a un comprador con requisitos de calidad menos estrictos. Es necesario, por tanto, que exista mucha flexibilidad en la cadena de suministro y para ello es necesario disponer de toda la información rápidamente. Las empresas de productos frescos se dedican cada vez más a poder tener una cadena de suministro totalmente integrada para obtener un mejor control sobre los productos y poder así equilibrar su oferta con la demanda de forma óptima y en el menor tiempo posible.

Coste de entrega por lote

Como especialista en productos frescos, es necesario conocer el coste de entrega de un lote de productos. Es necesario ser capaz de monitorear estos costes para calcular qué es lo que se va a repercutir al cliente. Por otro lado, es necesario poder ver de una forma sencilla las ventas previstas a cada cliente. Al unir las previsiones de costes y ventas, se puede obtener una visión de cada operación, pasando por la contabilización y obtención de resultados de una partida de productos. Hay que asegurarse que, en líneas generales, todas las partes implicadas tengan acceso a la misma información, procedente de una única entrada de datos, de modo que se pueda proporcionar información precisa y en tiempo real.

Una visión general, actualizada y veraz de tu packaging

Observamos una tendencia particularmente recurrente en el sector de las frutas y verduras. En ocasiones los productos que están dentro de cajas o embalajes pueden tener menos valor que la propia caja o embalaje. En otras palabras, los envases también son productos básicos, importantes y valiosos. Es necesario poder registrar en el sistema la actividad de envasado de manera precisa y centralizada, para tener siempre una visión general, actualizada y veraz de todas las transacciones de envases realizadas.

En busca del valor añadido

¿Cómo se puede seguir añadiendo valor a un producto? En el mercado de productos frescos, cultivar y/o comercializar cantidades considerables de frutas y verduras es una cuestión clave. Además, el cliente es cada vez más exigente. Para ser competitivo y seguir siéndolo en un futuro, es crucial el valor añadido. Cada vez más empresas de productos frescos venden productos listos para comer u orgánicos, envasando, por ejemplo, una fruta pelada y cortada. Ciertas empresas optan por subcontratar el envasado, el almacenamiento de los productos perecederos o su logística de transporte, de manera que puedan centrarse únicamente en obtener el mayor valor añadido posible.

Reaccionar rápidamente en el mercado de productos frescos

En las empresas que procesan frutas y verduras frescas y otras organizaciones similares, los pedidos pueden llegar durante todo el día. Esto sucede muy a menudo, lo que implica que se tendrá que producir en base a una previsión. Esto obliga a realizar una planificación que se tendrá que ir adaptando a lo largo del día a medida que las previsiones se vayan transformando en pedidos reales. En esta actividad la rapidez es esencial. También habrá que ser capaces de manejar grandes cantidades de productos de manera muy rápida en nuestro almacén.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad